Compartir a través de


Development Fabric: Simulación en local para facilitar el desarrollo

Resulta evidente que por una simple cuestión de productividad no es viable tener que desplegar las aplicaciones en la nube de Windows Azure cada vez que se quiera depurarlas. Además aunque esto no importase, Windows Azure no permite depurar con Visual Studio las aplicaciones desplegadas.

Otro escenario es que no siempre puede ser posible estar conectados a la nube, puede que la máquina de desarrollo no tenga acceso a Internet en un momento dado.

Por esto es necesario simular de algún modo el entorno de ejecución de Windows Azure, el Fabric, en la máquina de desarrollo. Esta es la misión que lleva a cabo el Development Fabric.

Diferencias entre el Development Fabric y Windows Azure

Como parte del SDK de Windows Azure se instala este componente, Development Fabric. Puedes ejecutarlo manualmente desde el menú de inicio pero lo habitual será que sean las propias Visual Studio Tools for Windows Azure las que se encarguen de levantarlo de manera automática cuando se inicie la depuración o la ejecución de un proyecto de Windows Azure.

Cuando el Development Fabric se encuentra en ejecución, se podrá ver un icono similar a un engranaje en el área de notificación del sistema operativo Windows, tal y como puede verse en la siguiente imagen:


Figura 1.- Icono del Development Fabric

Haciendo doble-clic en ese icono -o desde su menú contextual- se puede acceder a la interfaz del Development Fabric.

El Development Fabric permite alojar e interactuar con los servicios de Windows Azure que se están desarrollando sin tener que desplegarlos en el Fabric real de Windows Azure. Este es el aspecto que tiene el Development Fabric alojando servicios en una máquina de desarrollo:


Figura 2.- Development Fabric

El Development Fabric permite llevar a cabo, entre otras, las siguientes labores:

  • Monitorizar el estado de nuestros servicios.

  • Establecer el nivel de trazas y verlas.

  • Limpiar el log de cada instancia o servicios.

  • Adjuntar el depurador de Visual Studio a los servicios.

  • Inspeccionar el almacenamiento local de los servicios.